lunes, agosto 14, 2006

Burger King

Los primeros dias hasta la llegada de Paula fueron un poco de adaptación, compartia habitación con el valenciano y poco mas tarde con un canario de 40 y pico años; entre los dos me volvian la cabeza loca asi q pasaba en mi habitación lo justo, en esos primeros dias estuve recorriendo la ciudad y montando el mapa en mi cabeza, londres esta dividido por zonas, la 1 es un circulo central que va desde brixton al sur hasta camdem town al norte y desde la city al este hasta earls´court al oeste, a partir de ahí hay otras 5 zonas en circulos concentricos que abarcan muchos kilómetros cuadrados.
Esos dias de reconocimiento de terreno los dedique a ir a entrevistas de trabajo, los puestos vacantes para la gente en mis condiciones se limitaban a runner, kitchen porter, chambermaid… los tipicos para los que no te hace falta hablar ingles. El caso que no encontre nada que me convenciese hasta que llego paula la asturiana y la acompañe a una entrevista en el burger king. Ese tiempo de ocio lo dedique a a salir de fiesta con vanesa, de valencia tb, no teniamos demasiado escrúpulo con los destinos de fiesta, el unico requisito era el precio de la bebida, lo mejor que encontramos fue el Backpackers, un local australiano situado en mitad de una larguisima recta detrás de la famosa estacion de King Cross, famosa por la taquillera película de Harry Potter y por los desafortunados atentados de londres. Recuerdo lo bien que lo pasabamos, pagabamos 7 pounds y teniamos barra libre durante 2 horas,y después, musica en directo. De regreso a casa desde el backpakers nos partiamos de risa buscando el anden 9y ¾ con la intoxicación etilica propia del momento. Con Vanesa tuve una epoca de adaptación a la ciudad de lo mas movidita, nos gastabamos una parte importante de nuestro presupuesto en cerveza, y esto, aunque parezca irresponsable me hizo sentirme en las calles de londres como en mi propia casa ya que pasabamos muuucho tiempo deambulando por los barrios.
Una mañana me dijo Paula que la acompañase a una entrevista en Victoria station, el puesto vacante era en un burguer king, y decidi probar suerte. Al llegar alli; las entrevistas para los burguer kiness de Londres se hacen en el de Victoria station; conocimos a la encargada de recursos humanos de la empresa, era una chica de bilbao, pero en los 15 min de conversación que hable con ella, ni siquiera se digno a decir hola o adios en castellano, me parecion la tipica chica con problemas de sobrepeso que al llegar a un puesto de “responsabilidad”(figurate) se toma la revancha por todos los insultos de su infancia, una arrogancia asombrosa la de esa chica. Pero el caso es que me dio el puesto, porque tras las 3 semanas en que soporte estoicamente las aventurillas del pobre imbecil americano que limpiaba conmigo en streatley, fui el unico que mantuvo la conversación de la bilbaína con un poco de compostura, el resto no se entero de nada. A la salida de esa entrevista nos ocurrió algo que nos hizo ver de la manera mas directa lo que significa vivir en un lugar con tanta gente, nos estabamos fumando un cigarrillo en la puerta del burguer hablando de lo que habiamos dicho y esas cosas cuando vemos a un señor que se sienta enfrente de nosotros en mitad de la carretera de salida de autobuses de victoria station; viene un autobús y lógicamente para justo delante del señor, contra todo pronostico, el tio empieza a increpar al conductor, le llamo de todo, total, que como el personajillo vio frustrados sus absurdos planes de suicidio no se le ocurre otra cosa que acercarse a nosotros sentarse a un metro de Paula, que observaba estupefacta, y empezar a cortarse las plantas de los pies con una cuchilla …… Lo mas asombroso de esta absurda situación no era la situación en si, sino la completa pasividad del resto de los transeuntes. El autobús se fue y la gente apenas se apartaba al pasar junto al esperpentico suicida; al cabo de un tiempo empece a comprender esa pasividad al descubrirme a mi mismo actuando de igual manera ante situaciones similares, es lo que tiene vivir entre tanta gente, te pasan cosas asi tan frecuentemente que al dia siguiente ni lo recuerdas.
Mi primer dia de trabajo en el burguer king me mandaron ir al “Branch” o entidad de Picadilly. Llegue alli y me hicieron pasar a una sala con una televisión, alli espere un rato mientras fue llegando la gente que como yo iba a empezar a trabajar para la compañía. Las 5 horas siguientes fueron de lo mas comico, en el tiempo de espera hice amistad con una chica madrileña que se encontraba en una situación vastante difícil, la mas que seria conversación q mantuve con ella sobre su situación fue derivando dadas las circunstancias en una comedia americana con pinceladas al estilo de los monty Piton.
Guadar la compostura mientras haces un master de 5 horas sobre hamburguesas se convirtió en todo un reto, nos meabamos de risa, creo hoy en dia que la imagen corporativa de este tipo de empresas no ha sido adaptado como deveria para aplicarlo a personas de nuestra cultura. Imaginaos un video sobre seguridad en el trabajo, aparece un empleado, de repente una señor con un antifaz entra en el burguer, y mensajes parpadeantes te advierten con carácter de alarma que avises corriendo a tu manager, es entonces cuando aparece el “!!!!SUPERMANAGER¡¡¡”, el “supermanager” viene a ser un personaje muy poderoso que salva de manera heroica a los buenos y castiga a los villanos sin piedad. Pues asi estuvimos 5 horas viendo video tras video, como una maratón de Problemas de casa con los mejores gags de Steve Urkle. Un autentico descojono.
Ese tipo de cosas hacen que en Londres todos los días terminen en situaciones completamente subreales, de hecho cuando regrese de londres me daba la impresión de que el transcurso de mi vida se habia detenido a lo matrix, porq no me pasaba nunca absolutamente nada.

2 comentarios:

edipa dijo...

Vidal, que joda eso de las super empresas, yo creo que no me aguantaria la risa, se me regara lo roja ese rato. Si nomas cuando me para la policia no me aguanto el uniforme y me pongo bien respondona.

Pero bueno eso que dices sobre la gente apuñalandose en las aceras, me ha dejado pensando de una cosa que me di cuenta cuando sali de Ecuador, primero me fui a New York y me dio la impresion que todo el mundo estaba actuando, esperando para explotar, pero me dije : este es un asunto del 9/11 indudablemente la ciudad se la sentia diferente... ese dato de que ya no te importe ni de chiste el de al lado se sentia un poco cambiado.Pero en Barcelona presencie un acto totalmente ridiculo en la estación de buses... una señora se paso la fila y solo un catalan le pudo decir que porfavor haga la fila, y se lo dijo luego de que todo el mundo trataba de no mirarse la cara y para ver si era correcto cabrearse... para mi esto es rarisimo, en mi tierra si te pasas la fila grita todo el mundo, te pifean y te tiran vasos de plastico. A las finales uno termina siendo un camaleon y se acostumbra, pero yo aun me rio cuando veo a los cosmopolitans tratando de sostener la compostura.

Anónimo dijo...

Reading these kind of posts reminds me of just how technology truly is ubiquitous in this day and age, and I am 99% certain that we have passed the point of no return in our relationship with technology.

I don't mean this in a bad way, of course! Societal concerns aside... I just hope that as memory becomes cheaper, the possibility of uploading our brains onto a digital medium becomes a true reality. It's a fantasy that I daydream about all the time.

(Submitted from Nintendo DS running [url=http://kwstar88.livejournal.com/491.html]R4i[/url] NetPost)